Reflexiones

de

Por Madame Edwarda Tanto le exigí al amor romántico que me convertí en su propia tirana. Me he dicho tantas fantasías en cuanto a él que terminé por no creerle ni quererle. Mi… Sigue leyendo

Vivir haciéndole caso al deseo o hacerle caso al deseo para vivir

de

Por Señorita V.     Ahora mismo me siento deseosa. Siento esa energía que recorre la piel de mis piernas, como el vaivén de las olas del mar. Se acerca a mi vulva… Sigue leyendo

Entregarme

de

Por Tristouse Ballerinette.     A mí me parece que los peces ya no quieren salir de la pecera,  casi nunca tocan el vidrio con la nariz.     A cada sucesiva derrota… Sigue leyendo

Despierta

de

Por Madame Edwarda Nunca estuve más despierta que ahora. Como si hubiese recién nacido. Como si la aurora desplegara una a una mis pestañas anidadas. Acaricio, sin embargo, la niña que fui. En… Sigue leyendo

Miedo, ganas

de

Por Frau Stern.     Llevo meses sin acostarme con nadie, pero mi cuerpo no desaparece, encuentro el latido, la llama oculta de mi sexo. Es sólo que no me atrevo a pedir,… Sigue leyendo

Entrevista con mi cuerpo

de

Por Madame Edwarda ¿Qué significa amar al cuerpo propio? – De acuerdo a campañas feministas, debo abrazarlo tal cual es, sin coaccionarlo para ser como los arquetipos que la mercadotecnia de la “belleza”… Sigue leyendo

El ciclo de mi sexualidad

de

Por Madame Edwarda Era la primera noche en casi 5 responsables años que dejaríamos de usar el condón. Nos miramos fijamente a los ojos al instante en que decidimos la penetración, era como… Sigue leyendo

Ese extraño ser llamado ex marido

de

Por Madame Edwarda Ese ente llamado ex marido, padre de los hijos, es como una figura tatuada en el aire: no se ve, pero sus vientos siguen azotando. A veces no vislumbro el… Sigue leyendo

He escrito

de

Por Tristouse Ballerinette.     He escrito antes que mi cuerpo se cierra. La humedad de mi vulva ha perdido su ritmo, su respiración ha cedido. He escrito antes que temo por esa… Sigue leyendo

Una mujer que vive sola

de

    Vivir sola tiene su encanto. A pesar de las miradas que con tristeza compasiva me preguntan: ¿sola sola? o, ¿pero vives solita, por qué? He aprendido a no responder lo que… Sigue leyendo