Deseos

Por Madame Edwarda

Sólo basta pensar tu nombre para sentir un arroyo brotar entre mis piernas.
Tengo tanta excitación ante tu imagen, a través de mis fantasías, que parece la imaginación no va a alcanzarme.
Quiero desgarrarte la piel con mis caricias, exprimir tu lengua con la mía.
Quiero succionar cada poro de tu piel, presionar mi vientre contra tu pene firme, dispuesto, cordial.
Quiero rasguñarte el alma, empuñar tu corazón, encadenar tu mente a mi mirada.
Quiero desearte después del deseo.
Quiero sacudir tus días, humedecer tus sábanas nocturnas y acurrucarme en la ternura de tu voluntad.

Deseo

Anuncios