Las olas

Por Señorita V.

 

 

Leer a Anne Sexton me lleva a ti, a nosotros. No importa el tiempo, ni tampoco importa el espacio. Regresamos a nuestra cama, al deseo perpetuo. Volvemos al lugar que hicimos nuestro, en el que morimos y resurgimos.

¡Llévame otra vez! A la casa de la playa. Quiero caminar descalza sobre la arena, quiero bañarme en las olas, quiero enredar mis piernas en tu torso, quiero lamer tu piel salada, quiero arder por dentro, quiero succionarte, quiero romperme como las olas contra las rocas, quiero sentirme temblar y morir. Y quiero vivir.

 

 

Descalza

Anne Sexton

 

Amarme a mi descalza

quiere decir amar mis largas piernas morenas,

tan queridas, buenas como cucharas;

y mis pies, ese par de criaturas

que han salido a jugar, desnudos. Complicados pedazos,

los dedos de mis pies. Ya no están unidos.

Y, es más, mira mis uñas y

las articulaciones que agarra las articulaciones y

las diez fases, raíz junto a raíz.

Todas enérgicas y salvajes, este

cerdito fue al mercado, este cerdito

se quedó. Largas piernas morenas y largos dedos

morenos.

Más arriba, cariño, la mujer

está llamando a sus secretos, pequeñas casas

pequeñas lenguas que te hablan.

 

No hay nadie más que nosotros

en esta casa sobre la lengua de tierra.

El mar viste una campana en su ombligo.
Y soy tu putita descalza durante

una semana. ¿Te apetece salami?

No. ¿preferirías no tomarte un scotch?

No. Tú no sueles beber. Pero sí

que me bebes a mí. Las gaviotas matan peces,

chillando como niños de tres años.

Las olas son un narcótico, gritando

yo soy, yo soy, yo soy,

toda la noche. Descalza,

tamborileo por tu espalda.

Por la mañana corro de una puerta a otra

de la cabaña jugando al pilla pilla.
Ahora tú me coges por los tobillos

Ahora vas ascendiendo por las piernas

y llegas a perforarme en la diana de mi deseo.

 

tumblr_n5pqx5eQ1m1r60h5mo1_500

Foto de Gilles Peress

Anuncios