Las lágrimas se vuelven flores

Por Nina Vainilla.

 

 

Esta noche llueve, afuera de mi casa la hierba florece. Siento entre las sábanas el aire con su olor a tierra mojada penetrando mis sueños. Mi cama es un jardín, mi piel un camino de musgo, mi pelo puros enredos. Quería compartir la tormenta contigo, vibrar entre tus brazos con la fuerza de los truenos atravesándonos. Pero no quisiste venir y lloran las ventanas, el techo gotea. En mi cuerpo las lágrimas se vuelven flores. Me quedan las luciérnagas en la cabecera, la poesía en las paredes, el viaje en la puerta; me queda el placer infinito entre mis piernas y la hierba que florece en la tormenta.

 

nina vainilla 6

Anuncios