Instrucciones para comer una ciruela

Por Nina Vainilla.

 

 

Detente, el mundo debe parar o tú debes bajar de él y entregarte con todo tu cuerpo a este momento. De preferencia desnúdate. Saborea el ritmo de la palabra: Ci-rue-la, ci-rue-la. Mécete en la segunda sílaba hasta relajar todos tus músculos. Deja que su color palpitante se cuele en tus ojos llevando la promesa del placer. Recorre suavemente con los dedos la piel que contiene la dulce humedad redonda. Empieza con tu lengua sobre el pliegue del centro, explora ese rinconcito oscuro y con tus labios abraza el contorno. Siente cómo se calienta toda, cómo pide ser mordida. Cuando ya no puedas más, hazlo. Sin miedo, encaja tus dientes y libera el néctar que una vez fue flor y antes semilla. Siente la lluvia azucarada en tu boca, escurriendo por tu barbilla. Siente en cada mordida la conjunción misteriosa de la tierra, la humedad, el calor, la fuerza de lo que florece y se se entrega a ti así sin más.

 

ciruela_nina vainilla

Anuncios