Hombre/objeto sexual

Por Madame Edwarda.

 

 

Pobres hombres, los observo siendo víctimas y consecuencia de sus propios comportamientos. Como mujer, nunca les exigí ser de tal o cual manera, ni poseer determinados atributos. Sin embargo, los veo acomplejados e inseguros de presentarse tal cual son, como si de antemano presentaran un curriculum insuficiente para aplicar a la vacante. ¡Jajaja, qué ironía! No me burlo en lo absoluto, veo cómo el universo realiza finamente su propio equilibrio.

 

En lo que a mí respecta estimados varones, he decidido siempre aceptarlos tal cual son, porque cada vez deseo darme la oportunidad a mí misma de serlo todo y de permitirles en consecuencia serlo todo para mí. Como en demasiadas ocasiones ustedes no han querido que así sea, sino que se me han presentado en calidad de objeto-ojete acabado, entonces tengo algunas sugerencias para ustedes. Pónganse a hacer ejercicio y dejen de tragar como cerdos (sobre todo si están frente a mí) para que la firmeza de su pene funcione cual objeto y para que tengan una figura digna de buscar mi disposición a gozar de sus atributos. Hagan un esfuerzo por presentarse aseados, con sus dientes, axilas y culos limpios. Dediquen un tiempo a averiguar si hay química entre nosotros, antes de hacer cosas burdas como quererme toquetear al bailar o quererme besar sin decir agua va. Los condones son obligatorios. Si son casados y eyaculadores precoces, ni se me paren en frente; les sugiero atender médicamente su problema (lo de sus esposas, lo podemos quizás ignorar).

Después de todo esto, me reservo el derecho de admisión.

 

Gracias de antemano por su comprensión.

The bath-Paul-Cadmus

The bath-Paul-Cadmus

Anuncios