Desde hace tiempo me siento seca

Por Caperucita Loba.

Desde hace un tiempo me siento seca, o quizá seca no, tal vez un poco aburrida. Pensar en sexo me da pereza, no por falta de ganas, quizá por falta de imaginación…o por falta de disposición a materializar lo que mi cabeza imagina y mi vagina reclama. He conocido múltiples variaciones de orgasmos, mi vulva se ha refrescado con las aguas de la lubricación y la eyaculación (femenina), he sentido lo que es vibrar y el espacio mágico del no pensar que acompaña los movimientos clitóricos. Y ahora quiero más, o no más pero sí diferente. Pero no logro descifrar lo que bulle en mi mente y se atora al intentar convertirse en palabra.

En mis (breves) espacios de ocio y cavilación me pregunto si no he cedido demasiado a los ritmos del lobo; le permito que me posea a mi antojo, dejando un espacio para que crea/sienta que es el suyo. Pero mi antojo merma y, a veces, me presto a su deseo por no ser la perra fría que no complace (malditos roles).  Luego finjo que me resisto, para jugar un poco. Eso se siente bien, sin más adjetivos. Ser la sometida y la penetrada se me facilita en esos espacios lúdicos de flujos y manoseos. Y si estoy ovulando es más fácil aún.

Tal vez esta caperucita roja ahora quiere SER lobo. ¿Esta luna llena me dejaré metamorfosear? No sé que resultará de la transformación. Abrazaré a la luna mientras respiro.

Embracing the evil_Mariana Portela Echeverri

Anuncios